El derecho a la educación para niñas y mujeres: Un largo camino a recorrer


Panelistas de Asia, África y mundo árabe comparten relatos y reflexiones, demostrando que todavía hay innúmeros retos a superar

El primero debate en la mañana del día 23, Actúa ya por la educación de niñas y mujeres – Luchando contra las barreras en todos los niveles, comenzó con una interesante observación: en Francia, niños y niñas aprenden rápido las reglas del juego en la escuela, quiere decir, a los niños les toca hablar en las clases y participar más activamente mientras las niñas deben comportarse bien según las exigencias disciplinares, afirmó Pascal Bouchard, periodista especializado en educación y director de redacción de la Agencia Educación Formación (AEF). De un lado o de otro, los dos géneros experimentan dificultades, las niñas para imponerse, los niños para comportarse. “Es una situación paradoxal”, comentó el panelista.

Después de esta rápida observación, el moderador pasó la palabra a sus compañeros/as de mesa, Rasheda Choudhury, ex-ministra de la Educación de Bangladesh; Refaat Sabah, Director del Centro de Creatividad de Profesores en Palestina y Jennifer Chiwela, presidente de la Red Africana de la Campaña de Educación para Todos. El encuentro resultó en un rico panel, que expuso desafíos reales hacia la plena realización del derecho a la educación de niñas y mujeres.

Asimismo, Rasheda Choudhury acordó que uno de cada tres niños/as que no asisten a la escuela en el mundo se encuentran en Asia. En el sur asiático, donde queda Bangladesh, la situación es más preocupante. Las niñas son las más afectadas, en particular en los contextos más conservadores, comentó, demostrando que transformar las escuelas en espacios acogedores para las niñas hace diferencia una vez que mejora la calidad de la escuela como un todo. Un buen ejemplo, adoptado en su país, son los programas de subvención (llamados Upabrithi) y acciones afirmativas con miras a incrementar la presencia de niñas en las aulas, como presentó la panelista.

Refaat Sabah también trajo datos preocupantes. Según planteó, en los países árabes más de la mitad de las mujeres son analfabetas, la participación política femenina es la más baja del mundo -siendo que las legislaciones nacionales pueden privarlas del derecho de voto- y no hay muchas oportunidades en el mercado de trabajo para las mujeres. Como telón de hondo, prevalece la visión de la mujer como madre y esposa, señaló. El panelista argumentó que “es importante establecer una mirada de derechos en esa región, imponer educación para todos y todas sin discriminación y leyes sólidas que impidan los matrimonios en edades muy tempranas y aumentar la participación femenina en la toma de decisiones”. Además, punteó la urgencia de un protagonismo femenino en la lucha por los derechos de las mujeres.

Jennifer Chiwela, por fin, compartió observaciones sobre Zambia, señalando que los hechos se repiten en distintas partes de África: en el país, “las primeras que las familias sacan de la escuela son las niñas, para que puedan trabajar en casa, incluso que cuando uno camina por la calle en zonas urbanas, ve las niñas caminando largas distancias y vendiendo todo tipo de productos para conseguir dinero”, les toca asegurarse que en sus viviendas haya comida y agua -que no raro se encuentra a kilómetros de distancia, señaló. El problema se agrava en la medida que entre los padres y madres la preocupación es que sus hijas se casen y formen familia, tendencia que se agudiza frente a los graves obstáculos que se encuentran hacia la escuela: “Muchas veces, las niñas tienen que caminar durante varios kilómetros para ir de casa a la escuela y debido a los riesgos en el trayecto, inclusive de violencia sexual, los padres no quieren permitir que asistan las clases. Asimismo, se nota que hay un problema estructural a resolver cuando se habla de la educación de las niñas y mujeres – construir escuelas, ofrecer los materiales necesarios”, planteó.

El llamado que hizo la panelista al cierre condensa las recomendaciones de todos/as los/as panelistas: “Debemos prestar atención a la educación de las mujeres y necesitamos que todas las personas -mujeres, niñas, hombres y niños- participen, sin distinción”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s