Moción aprobada: IV Asamblea reafirma el compromiso con la educación como un derecho humano


Aprobada por unanimidad la moción que reivindica a la educación como un derecho humano. Camilla Croso, la coordinadora general de la CLADE, presentó el tema a los y las participantes, como muestra en video a seguir:

Lea, a continuación, la moción:

Resolución 6 – ‘Reivindicando a la educación como Derecho Humano”

La CME reconoce que:

1.     La educación es un derecho humano. Eso implica reconocer que:

  • se aplica a todos los individuos conforme a los principios de igualdad y no-discriminación;
  • impone obligaciones a los Estados;
  • promueve la dignidad y la integridad del ser humano;
  • puede y debe ser demandada;
  • establece estándares internacionales;
  • está legalmente protegida y define las obligaciones jurídicas;
  • los niveles de satisfacción tienen que presentar una mejora progresiva;
  • los derechos humanos son universales, interdependientes, indivisibles.

2.     En el 2008 la Asamblea Mundial apoyó una moción sobre reforzar el derecho a la educación, pero actualmente se precisa en forma urgente que un enfoque basado en derechos sea el eje central de todo el trabajo realizado por la CME. La mayoría de las coaliciones nacionales utilizan muy poco como herramienta el hecho de que las constituciones nacionales garantizan los derechos a la educación y existe un conocimiento o capacidad limitada para usar el marco legal y de los derechos humanos así como los instrumentos regionales e internacionales para asegurar el avance.

3.     En línea con este marco de derechos, la educación pública debe orientarse a promover un nuevo modelo de desarrollo que responda al buen vivir, a la justicia social, a la dignidad humana y a la relación armónica con la naturaleza en todos los países del mundo. Debe promover la interculturalidad, la igualdad, la equidad de género, el nexo entre ciudadanía y democracia, el cuidado del medio ambiente, la eliminación de toda forma de discriminación, la promoción de la justicia y la construcción de una cultura de paz y de resolución no violenta de los conflictos.  También debe reconocer a niños y niñas, personas jóvenes y adultas como sujetos de derechos y asumir trabajo inter-sectorial, reconociendo la indivisibilidad de los derechos humanos.

Por lo tanto hacemos un llamado para que:

1.     La CME apele a los Estados para que asuman plenamente la educación como derecho humano, respetándola, protegiéndola y realizándola, eliminando todos los obstáculos que existan y poniendo en marcha todas las condiciones políticas, institucionales y financieras que sean necesarias. La CME también debe apelar a los Estados para que promuevan una educación que se oriente por los principios de igualdad, no discriminación, justicia social, dignidad humana, buen vivir y relación armónica con la naturaleza

2.     La CME utilice las convenciones y los tratados internacionales sobre derechos a la educación (CDN, CEDAW, PIDESC, CRPD) como puntos de referencia igualmente importantes junto con los marcos de Jomtien y Dakar (no exigibles y transitorios). Estas convenciones son más vinculantes que Dakar, fueron firmadas por más gobiernos (la CDN -192 países) y son monitoreadas regularmente a través de mecanismos formales (existen comités sobre la CDN, PIDESC y CEDAW) que pueden ser utilizados por la sociedad civil.

3.     La CME SIEMPRE use el marco de derechos en el trabajo que realice sobre educación – aún cuando se estén argumentando las consecuencias económicas, sociales y políticas positivas de la educación. Los argumentos fundamentales de la CME deben estar siempre arraigados en la educación como derecho

4.     La CME trabaje más de cerca e intensamente con el Proyecto del Derecho a la Educación (www.right-to-education.org) y otras redes y organizaciones de derechos humanos. Al mismo tiempo, la CME debe llegar a la comunidad de derechos humanos – activistas y abogados/as – para incorporarla a las coaliciones nacionales y así fortalecer el uso de los derechos humanos como instrumentos para defender la educación pública de calidad.

5.     La CME apoye la popularización de los marcos legales sobre los derechos de la educación, por ejemplo, trabajando en base al marco 4A que establece que el derecho a la educación se cumple cuando están garantizadas todas sus dimensiones: disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad.

6.     La CME apele a los Estados a firmar y ratificar el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y promover la movilización de la sociedad civil en este sentido, difundiendo su contenido y la importancia a nivel global y estimulando a los países de todo el mundo a firmar y ratificar este instrumento a la brevedad.  El PIDESC entró en vigor en 1976 como uno de los tratados internacionales clave para la realización del derecho humano a la educación y el 10 de diciembre de 2008, las Naciones Unidas adoptaron el  Protocolo Facultativo de este pacto. Entrará en vigor una vez que 10 estados miembro lo ratifiquen y permitirá que se presenten, a nivel internacional, quejas individuales relacionadas con violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales. Hasta diciembre 2010, 35 países en todo el mundo ya lo habían firmado, indicando así su intención de ratificarlo  y solamente tres lo han ratificado: Ecuador, Mongolia y España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s